defending rights and civil liberties

#SinJusticia

Tasas Judiciales

*  Vídeo. Entrevista con Verónica del Carpio, abogada y profesora de Derecho Civil sobre las tasas judiciales y los recortes en Justicia que son un ataque al Estado de Derecho y afectan el derecho de lo/as ciudadanos/as de acceso a la Justicia.

 

* Análisis Jurídico RIS. La Ley de Tasas vulnera el Convenio Europeo de Derechos Humanos y libertades fundamentales 

Post en Contrapoder"Acceder a la justicia: cada vez más cuesta arriba", por Alicia Moreno.

* Informe ONU: "Presentación conjunta para el Examen Periódico Universal de España ante la ONU"
 

Parece que al Gobierno le preocupa que los ciudadanos vayamos a los tribunales para reclamar nuestros derechos y que la Justicia nos proteja. Por esa razón se están poniendo obstáculos para acceder a los tribunales. En 2012 entró en vigor la ley de tasas que impone el pago de unas cantidades a toda aquella persona que quiera acudir a los tribunales y recurrir una decisión judicial, menos en los asuntos penales. Una persona que quiera reclamar a un banco, por ejemplo, por estar afectado por las preferentes, o un trabajador que ha sido despedido, o un manifestante que quiera recurrir una sanción impuesta por la administración, tendrán que pagar una tasa judicial así que o paga o se queda sin recurso. ¿Se entiende mejor por qué, por ejemplo, en la reforma del Código Penal se han transformado las faltas en infracciones administrativas y se ha incrementado tanto el número de infracciones en la Ley de Seguridad Ciudadana?

La tasa judicial está compuesta por una cantidad fija (que será más o menos elevada según se trate de una demanda o de un recurso contra una sentencia) más un porcentaje que varía en función de la cuantía del proceso. El acceso a la justicia quedará reservado a aquellos que tengan recursos, pues la cantidad pagada nunca se recuperará, ni siquiera si se gana el caso. Además, las tasas no tienen en cuenta los recursos económicos que tengan o no los ciudadanos. Si a ello unimos que cada vez será más difícil beneficiarse de asistencia jurídica gratuita (es decir, de un abogado de oficio), resulta que la Justicia se pone cada vez más cara. Por ejemplo, un trabajador podrá ser representado al principio por un abogado de oficio y sin tener que pagar tasa, pero si tiene que recurrir, tendrá que pagar. Si además ese trabajador no tiene familia y gana menos de 12.780 Euros al año, ya no podrá beneficiarse del abogado de oficio.
 
Nos están impidiendo defendernos y protegernos frente a abusos.