defending rights and civil liberties

2015

10

JUN

Lucha contra el terrorismo y derechos humanos: hablamos con Martin Scheinin, antiguo relator de la ONU

Hablamos con Martin Scheinin, miembro del Comité de Derechos Humanos de la ONU entre 1997 y 2004 y Relator Especial sobre derechos humanos en la lucha contra el terrorismo de 2005 a 2011, a propósito de diversos temas relacionados con la situación en España y otros países en materia de lucha contra el terrorismo, sobre qué medidas son vulneradoras de nuestros derechos y libertades además de ser poco efectivas para prevenir el terrorismo.

Hace unas semanas estuvo en Madrid Martin Scheinin, miembro del Comité de Derechos Humanos de la ONU entre 1997 y 2004 y Relator Especial sobre derechos humanos en la lucha contra el terrorismo de 2005 a 2011, período durante el cual realizó una visita a España y publicó un informe muy crítico con la situación en nuestro país. Este Profesor, que actualmente imparte clases en el European University Institute en Florencia, vino para participar como ponente en el seminario que llevaba como título Europe’s multiple challenges: How to avoid the shipwreck?, organizado por la Saint Louis University (Madrid). Aprovechamos su visita para discutir sobre diversos temas relacionados con la situación en España y otros países en materia de lucha contra el terrorismo, sobre qué medidas son vulneradoras de nuestros derechos y libertades además de ser poco efectivas para prevenir el terrorismo. A continuación resumimos los distintos temas que abordamos con él; podéis acceder a la lista de los vídeos que hicimos de la entrevista aquí

El Código Penal español: los peligros de las normas penales vagas e imprecisas
En opinión de Scheinin, la única forma de luchar de manera eficaz contra el terrorismo es adoptando una normativa clara: “si las normas son vagas e imprecisas, acaban utilizándose mal, y en el peor de los casos, siendo contraproducentes”. En este sentido, es muy crítico con el Código Penal español, pues en torno al concepto de terrorismo “se construye una bola de nieve en la que cualquier cosa que esté o parezca relacionada con el terrorismo se convierte en un delito por sí solo”. Al “asociar cualquier discrepancia con el terrorismo, el Estado debilita su propia legitimidad” concluye Scheinin. También le preocupa la “apología del terrorismo”. Para Scheinin debería castigarse, en todo caso, la incitación al terrorismo: “debe existir la intención de incitar a otras personas a cometer actos de terrorismo y un peligro objetivo de que se comentan uno o más actos terroristas; sólo entonces de puede restringir la libertad de expresión y criminalizar”.

Detención incomunicada en España: una “anomalía en Europa”
El antiguo Relator Especial cree que “constituye una verdadera anomalía en Europa el hecho de que España insista en la figura de la detención incomunicada  de sospechosos de terrorismo […]; es una postura terriblemente equivocada”. Este régimen priva a los detenidos de una serie de derechos básicos inalienables y además “es contraproducente pues coloca al Estado en una posición de vulnerabilidad a “acusaciones de tortura u otras formas de maltrato”. Según Scheinin, “si hay problemas de connivencia entre los abogados y las organizaciones terroristas, hay formas de vetarles para que la libre elección se haga a partir de una lista certificada de abogados”; desde luego la detención incomunicada no es la solución.

Los riesgos de legislar tras ataques terroristas
Tuvimos también oportunidad de conversar sobre los peligros de legislar tras un grave ataque terrorista, como ocurrió tras el 11S o, más recientemente, el ataque al semanario francés Charlie Hebdo. “El pánico produce leyes muy malas, mal formuladas, que violan los derechos humanos y no dan una respuesta adecuada al terrorismo”, afirmó. El mayor problema reside en que las autoridades tomen medidas sin antes analizar si las leyes existentes necesitan o no realmente ser revisadas, o si las nuevas medidas van a ser realmente efectivas para combatir el terrorismo. En su opinión, en la actualidad estamos cometiendo el mismo error que el que se cometió después del 11S, promulgando “leyes simbólicas”, que constituyen una “ficción legislativa”, así como un “peligro real para las libertades civiles”.

El fracaso de los perfiles terroristas
Martin Scheinin lo tiene claro: “crear perfiles de terroristas es uno de los mayores fracasos del pánico tras el 11S”. Estos perfiles, utilizados en muchos países, se establecen seleccionando nacionalidades o grupos de edad, etc… como factores indiciarios de la posibilidad de que una persona pueda ser terrorista. “Este trabajo no sirvió para nada y estaba equivocado desde el primer momento; empiezas a identificar nacionalidades y excluyes la tuya, pero la mayoría de los terroristas reales son nacionales del propio estado”. Y sentencia: “así que con el primer paso excluye la amenaza real”.

Vigilancia masiva de comunicaciones: vulneradora de derechos e inútil en la lucha contra el terrorismo
“El mayor error que se comete en la actualidad es la vigilancia electrónica masiva”. El antiguo Relator de la ONU aclara que las revelaciones de Snowden documentaron que en la actualidad se está produciendo una recolección masiva de datos, incluyendo sofisticados metadatos que dicen mucho de los individuos, “incluso información personal sensible”. El paso siguiente es identificar a grupos de posibles sospechosos, a los que sí se les revisaría el contenido de correos electrónicos o llamadas de teléfono. “Pero de nuevo estás utilizando a personas inocentes”, afirma. “El problema no es que la policía y los servicios de inteligencia no sepan a quién están buscando; el problema es que están intentando seguir a demasiadas personas, por la obsesión de recoger datos”. En su opinión, en lugar de realizar una vigilancia masiva que ha demostrado ser ineficaz en la lucha contra el terrorismo, “necesitamos medidas concretas, que incluyan la vigilancia selectiva de  terroristas identificados que hayan cometido actos de terrorismo o sean sospechosos de planificar actos terroristas”.

El necesario desarrollo del derecho a la privacidad
Para Scheinin es una buena noticia que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU haya aprobado la creación de una nueva relatoría especial sobre el derecho a la privacidad. Se lamenta de que la privacidad sea un “derecho poco desarrollado, en el sentido de que no tenemos mucha jurisprudencia”, pero cree que a este derecho no le falta base legal (pues está reconocido por el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos). Sería muy positivo, en su opinión, que “el Comité de Derechos Humanos adoptase un Comentario General sobre el Derecho a la Privacidad”, que incluya un “test de restricciones de derechos que permita evaluar qué limitaciones del derecho a la privacidad son ilegítimas o qué interferencias son arbitrarias” (de forma similar al test de la libertad de expresión). Lo importante es que se mantenga este tema en la agenda de las organizaciones internacionales “para que la privacidad no siga siendo un derecho olvidado”.

El nuevo Protocolo del Consejo de Europa sobre combatientes terroristas extranjeros
En opinión de Martin Scheinin, este nuevo protocolo “es una ilusión, en la medida en que aparenta abordar el fenómeno de los combatientes terroristas extranjeros pero en realidad es inútil, porque el terrorismo se define en relación a actos que no cometen los combatientes terroristas extranjeros”. Además “y muchos de los tratados que definen internacionalmente el terrorismo excluyen explícitamente situaciones de conflicto armado”, y concluye: “por medio de este protocolo estamos creando un nuevo dislate jurídico”.

La necesidad de trabajar de manera constructiva con los distintos colectivos
El antiguo Relator se mostró totalmente partidario de fomentar “medidas prácticas que involucren a las comunidades, incluidas aquellas entre las que se recluten terroristas”. Y a este trabajo no debería llamársele, en ningún caso “prevención de la radicalización” sino “prevención del terrorismo” en sí. Aclara además que “ha habido muchos pensadores radicales en la historia que han hecho una contribución maravillosa a la humanidad, y creo que las personas radicales serán necesarias también en un futuro; no quiero que sean violentos y no quiero que sean reclutados como terroristas”. El objetivo ha de ser, en todo caso, la “radicalización violenta” y prevenir que las personas sean reclutadas para cometer actos de terrorismo.

Violaciones de derechos humanos y reparación a víctimas de terrorismo
Scheinin resaltó la paradoja consistente en la actitud que muchos Estados muestran al ser reprochados de violar derechos humanos a la hora de luchar contra el terrorismo cuando dicen: “¿porqué nos critica?” y “¿por qué no habla a favor de los derechos de las víctimas del terrorismo?”. En su experiencia, lo cierto es que las autoridades que dicen esto y se les pregunta por las medidas para proteger los derechos de las víctimas de terrorismo (lo cual también era objeto de su mandato como relator) “a menudo se quedan callados”.  Otra cuestión preocupante que ha podido observar en muchos países (incluido España) es la manera en la que “el gobierno o algunos partidos políticos
tratan de utilizar a las víctimas del terrorismo para sacar réditos políticos”.

  • El derecho de acceso a la información es primordial en tiempos de crisis

    18 MAY

    Los ciudadanos deben estar informados en tiempo real y tener acceso a información veraz que prevenga la proliferación de noticias falsas, que les ayude a entender lo que ocurre para no perder la confianza en los gobiernos y sus instituciones, y, a su vez, poder vigilar sus acciones.

  • Emergencia judicial ante la crisis sanitaria originada por el COVID-19

    11 MAY

    La emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha provocado en la administración de Justicia, como en muchos otros sectores, una auténtica revolución, cuyas consecuencias sufren/sufrimos todos y todas; en suma, operadores jurídicos y ciudadanos/as o, mejor dicho, personas físicas y jurídicas, debiendo tener en cuenta también a la población extranjera que, lógica e igualmente, disfruta del acceso a la justicia. Por ello, la calificación aquí de emergencia judicial, fruto de la mencionada crisis sanitaria, aún de incierto futuro.

  • Las libertades en tiempos de excepcionalidad pandémica

    20 ABR

    La enorme conmoción causada por el coronavirus también debe llevarnos a valorar su impacto en nuestro sistema de garantías, derechos y libertades

  • El falso debate entre privacidad y seguridad en situaciones de crisis

    15 ABR

    La pandemia provocada por el coronavirus está poniendo a prueba los servicios sanitarios de los países que la están sufriendo. Una situación que se ha propagado rápidamente, y que ha obligado a adaptarse a gran velocidad. Esto ha llevado a que se busquen soluciones acudiendo de nuevo a la tecnología, pero con poco tiempo para su valoración profunda en cuanto a cómo afectan a derechos de ciudadanos.