defending rights and civil liberties

2015

30

ENE

RIS denuncia ante la ONU el incremento de la discriminación institucional tras los atentados en París

Desde Rights International Spain nos hemos dirigido al Relator Especial de la ONU sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, para poner en su conocimiento diversas muestras de discriminación institucional contra las comunidades musulmana y árabe en España...

Desde Rights International Spain nos hemos dirigido al Relator Especial de la ONU sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, para poner en su conocimiento diversas muestras de discriminación institucional contra las comunidades musulmana y árabe en España, sobre todo a raíz de los atentados que tuvieron lugar en París a principios de este mes. En concreto, nos hemos referido al hostigamiento policial que están sufriendo estas comunidades (o las personas con mera apariencia de “árabes”), así como determinadas declaraciones de cargos públicos, que estigmatizan a estos colectivos y que podrían fomentar un repunte de las actitudes islamófobas entre el público general.

En primer lugar, nos referimos a las “recomendaciones” emitidas por la Jefatura Provincial de Andalucía Occidental de la Policía Nacional relativas a las “intervenciones con personas de origen árabe”. Estas órdenes venían a fomentar la vigilancia desproporcionada e injustificada de un sector de la población únicamente por sus rasgos (esto es, el uso de perfiles étnicos), además de estigmatizar a esta comunidad y promover un trato menos favorable, y por tanto, discriminatorio, para aquellas personas que, en opinión del agente policial de que se trate, pudieran ser “árabes”. Por ejemplo, entre las “recomendaciones”, podía leerse que los agentes debían prestar “especial atención con los individuos de nacionalidad Argelina” dado que “son más conflictivos que los marroquíes, y se deben extremar las medidas de seguridad en sus identificaciones”. También se pretendía instar a los agentes a estar especialmente atentos con aquellas personas con apariencia árabe que se encuentren en situaciones que, de otro modo, podrían considerarse normales. Así, se invitaba a los agentes a identificar y registrar a aquellos “individuos árabes” que se encuentren en un vehículo “consultando un ordenador portátil” o “realizando grabaciones de vídeos”. Se les instaba incluso a intervenir o fotografiar documentos que puedan estar portando, en caso de que “aparezcan textos en árabe”.

Si bien las mencionadas “recomendaciones” fueron anuladas por la Dirección General tras su publicación en los medios, lo cierto es que todavía no se ha aclarado quién fue el responsable de estas órdenes ilegales, ni si se ha practicado todavía algún procedimiento disciplinario al respecto, pese a la gravedad de lo sucedido. Es más: tal y como le hemos hecho saber al Relator, nos tememos que, aunque no existan más órdenes escritas, en muchas jefaturas de la policía se estén promoviendo indicaciones similares, tendentes a un control desproporcionado e injustificado de las personas de religión musulmana o con rasgos físicos árabes. En este sentido, nos hemos referido a las prácticas de control desproporcionado a la comunidad musulmana documentadas recientemente en Asturias o en Madrid. Si en 2009 la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea ya documentó que en España existía una pauta de identificar desproporcionadamente a musulmanes del norte de África, estas prácticas parecen estar agravándose en los últimos tiempos.

Estas prácticas tienen lugar en un contexto en el que diversos cargos públicos están emitiendo discursos en los que se vincula la inmigración con el terrorismo. El Ministro del Interior llegó a justificar las devoluciones sumarias desde Ceuta y Melilla, dando a entender que las personas migrantes que intentan acceder a España son “terroristas islamistas”, cuando, según datos del ACNUR, muchos de ellos en realidad son refugiados que huyen de zonas en conflicto. El Presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid hizo recientemente unas declaraciones en las que, refiriéndose a los “retos para combatir el yhadismo”, vinculaba la inmigración con el terrorismo, afirmando que “si los inmigrantes no se integran, habrá que expulsarlos”. Recordamos además que el Comisario para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, durante la rueda de prensa tras su última visita a España precisamente alertó acerca de la necesidad de no vincular el terrorismo con la inmigración y exhortó a los Estados a no sacrificar y a respetar los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo.

Según le hemos hecho saber al Relator Especial, nos preocupa que estos discursos y las prácticas policiales estigmatizadoras para con las comunidades musulmana y árabe puedan fomentar las actitudes racistas e islamófobas entre el público general español. En efecto, en un reciente sondeo realizado en diversos países, España apareció como uno de los lugares de Europa donde hay más actitudes islamófobas. Según este estudio, un 46% de los encuestados españoles se mostraron no favorables a que vivan personas musulmanas en su país, pese a que la población musulmana en España represente un porcentaje muy inferior a lo que puede encontrarse en otros países del entorno.

Hemos trasladado toda esta información al Relator con la esperanza de que realice un llamamiento al Gobierno español recordándole sus obligaciones derivadas del principio de no discriminación por razón del origen étnico y la religión.

  • El derecho de acceso a la información es primordial en tiempos de crisis

    18 MAY

    Los ciudadanos deben estar informados en tiempo real y tener acceso a información veraz que prevenga la proliferación de noticias falsas, que les ayude a entender lo que ocurre para no perder la confianza en los gobiernos y sus instituciones, y, a su vez, poder vigilar sus acciones.

  • Emergencia judicial ante la crisis sanitaria originada por el COVID-19

    11 MAY

    La emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha provocado en la administración de Justicia, como en muchos otros sectores, una auténtica revolución, cuyas consecuencias sufren/sufrimos todos y todas; en suma, operadores jurídicos y ciudadanos/as o, mejor dicho, personas físicas y jurídicas, debiendo tener en cuenta también a la población extranjera que, lógica e igualmente, disfruta del acceso a la justicia. Por ello, la calificación aquí de emergencia judicial, fruto de la mencionada crisis sanitaria, aún de incierto futuro.

  • Las libertades en tiempos de excepcionalidad pandémica

    20 ABR

    La enorme conmoción causada por el coronavirus también debe llevarnos a valorar su impacto en nuestro sistema de garantías, derechos y libertades

  • El falso debate entre privacidad y seguridad en situaciones de crisis

    15 ABR

    La pandemia provocada por el coronavirus está poniendo a prueba los servicios sanitarios de los países que la están sufriendo. Una situación que se ha propagado rápidamente, y que ha obligado a adaptarse a gran velocidad. Esto ha llevado a que se busquen soluciones acudiendo de nuevo a la tecnología, pero con poco tiempo para su valoración profunda en cuanto a cómo afectan a derechos de ciudadanos.