defending rights and civil liberties

2014

29

OCT

La Ley de Seguridad Ciudadana veta el espacio público a la ciudadanía y es contraria a los estándares de DDHH

Con ocasión de la tramitación parlamentaria del Proyecto de Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, Rights International Spain ha hecho llegar sus consideraciones a la luz de los estándares de derechos humanos a los integrantes de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados.

Desde Rights International Spain nos hemos puesto en contacto con los portavoces de los distintos grupos parlamentarios a fin de hacerles llegar nuestras consideraciones acerca del Proyecto de Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana que actualmente se debate en el seno de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados. Si bien el mencionado Proyecto de Ley superó el pasado 16 de octubre el debate a la totalidad en el pleno del Congreso, se espera que durante el trámite de enmiendas se corrijan los aspectos que, de ser aprobada la norma, vulnerarían los estándares europeos e internacionales en materia de derechos humanos.

A juicio de nuestra organización, esta reforma legislativa es injustificada e innecesaria e incluye restricciones severas y desproporcionadas de los derechos a la libertad de reunión pacífica y a la libertad de expresión, así como una regulación insuficiente para la protección del principio de no discriminación en las identificaciones y otras diligencias policiales.

En materia de libertad de reunión, preocupa que “el espacio público deje de ser un espacio de participación política” debido a las sanciones que castigarían distintas formas de protesta pacífica, como la ocupación de determinados inmuebles o las manifestaciones frente al Congreso, el Senado o las Asambleas Parlamentarias de las Comunidades Autónomas. También resulta alarmante que el Proyecto de Ley exija la autorización de hecho como requisito para ejercer el derecho de reunión pacífica.

La Ley de Seguridad Ciudadana también vulneraría la libertad de expresión, sobre todo en lo que respecta a las infracciones consistentes en el “uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, en “injurias o faltas de respeto y consideración a loa agentes de la policía” o en “escalamiento de monumentos”, sin poner en peligro personas o bienes. Todos estos comportamientos, aseguran, se encuentran amparados por el derecho internacional de los derechos humanos.

Las consideraciones de la organización son compartidas con el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la libertad de reunión pacífica y de asociación, quien ha mostrado recientemente preocupación por “las restricciones desproporcionadas y excesivas al derecho de reunión pacífica que supone” esta reforma legislativa, restricciones que pueden llegar a socavar “la existencia misma de los atributos de pluralismo, tolerancia y mentalidad abierta necesarios a cualquier sociedad democrática”.

Según Patricia Goicoechea, Directora Adjunta de RIS, “la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, si se aprueba, supondrá un grave retroceso en materia de derechos humanos; la sociedad española dejará de poder ejercer libertades cruciales para el normal funcionamiento de la democracia”. Asimismo, advierte, en relación con las infracciones que castigarían el “uso de imágenes” de agentes de la policía, que “parece que el Gobierno está intentando evitar por cualquier vía que se sigan usando fotografías como base probatoria en los procedimientos contra agentes por abusos y malos tratos en manifestaciones”.

También destacamos las lagunas de la norma en materia del principio de no discriminación, pues no se establecen garantías frente al uso, por parte de los agentes, de perfiles basados en la apariencia étnica o en otro tipo de sesgos discriminatorios. “Además de ser discriminatorias, estas prácticas estigmatizan y criminalizan a una parte de la sociedad española en función de su aspecto físico”, ha apuntado en este sentido Goicoechea.

Puedes consultar el documento completo con las consideraciones de RIS al Proyecto de Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana en el siguiente
enlace.

  • El derecho de acceso a la información es primordial en tiempos de crisis

    18 MAY

    Los ciudadanos deben estar informados en tiempo real y tener acceso a información veraz que prevenga la proliferación de noticias falsas, que les ayude a entender lo que ocurre para no perder la confianza en los gobiernos y sus instituciones, y, a su vez, poder vigilar sus acciones.

  • Emergencia judicial ante la crisis sanitaria originada por el COVID-19

    11 MAY

    La emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha provocado en la administración de Justicia, como en muchos otros sectores, una auténtica revolución, cuyas consecuencias sufren/sufrimos todos y todas; en suma, operadores jurídicos y ciudadanos/as o, mejor dicho, personas físicas y jurídicas, debiendo tener en cuenta también a la población extranjera que, lógica e igualmente, disfruta del acceso a la justicia. Por ello, la calificación aquí de emergencia judicial, fruto de la mencionada crisis sanitaria, aún de incierto futuro.

  • Las libertades en tiempos de excepcionalidad pandémica

    20 ABR

    La enorme conmoción causada por el coronavirus también debe llevarnos a valorar su impacto en nuestro sistema de garantías, derechos y libertades

  • El falso debate entre privacidad y seguridad en situaciones de crisis

    15 ABR

    La pandemia provocada por el coronavirus está poniendo a prueba los servicios sanitarios de los países que la están sufriendo. Una situación que se ha propagado rápidamente, y que ha obligado a adaptarse a gran velocidad. Esto ha llevado a que se busquen soluciones acudiendo de nuevo a la tecnología, pero con poco tiempo para su valoración profunda en cuanto a cómo afectan a derechos de ciudadanos.