defending rights and civil liberties

2014

22

FEB

¿Expansión económica a costa de Derechos Humanos? Unas reflexiones sobre el caso Pavlov.

El presunto intento de entrega de Pavlov a las autoridades Kazajas promovido por Guevara fue paralizado por uno de los Magistrados de la sección competente, por cuanto no se había recibido aun la comunicación oficial del Ministerio de Justicia...

Según las noticias publicadas por el diario El País en las dos últimas semanas, el pasado día 19 de febrero de 2014 el Sr. Bakyt Diussenbayen, Embajador de la República de Kazajstán contactó personalmente con el Presidente de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, el Magistrado Alfonso Guevara, para instarle la entrega de Alexandr Pavlov, ciudadano de Kazajstán y antiguo escolta del principal opositor político de este país, Mukhtar Ablyazov.
 
Conforme a lo publicado, tras recibir esta llamada el Magistrado Guevara, carente de competencia en la extradición que afecta a Pavlov, se dirigió a la Sección Segunda de la Audiencia Nacional para interesar la entrega del reclamado, informando a la funcionaria que tramita los autos de que había un avión militar esperando a Pavlov para trasladarle a Kazajstán.
 
El presunto intento de entrega de Pavlov a las autoridades Kazajas promovido por Guevara fue paralizado por uno de los Magistrados de la sección competente, por cuanto no se había recibido aun la comunicación oficial del Ministerio de Justicia. Sin embargo, a punto estuvo de impedir que la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, que conoce del recurso contra la denegación de asilo a Pavlov, suspendiese cautelarmente su expulsión de España durante la tramitación de este procedimiento, ante la existencia de fundadas sospechas de la existencia de un trasfondo político en su persecución y de un riesgo real para su vida e integridad física.
 
Por otro lado, éste no habría sido el primer acercamiento de diplomáticos de la República de Kazajstán a los Magistrados de la Audiencia Nacional, sino que, según se publicó El País el día 23 de febrero de 2014, durante la tramitación del proceso de extradición ya se había producido un intento de contacto con los Magistrados que debían resolver sobre la misma, que fue finalmente abortado y derivado al presidente de la Audiencia Nacional D. Ángel de Juanes.
 
Los acontecimientos publicados por El País recuerdan sobremanera a lo sucedido en Roma en el mes de mayo de 2013 cuando la mujer de Mukhtar Ablyazov, Alma Shalabayeva y su hija Alúa de seis años de edad fueron detenidas y expulsadas ilegalmente de Italia desde donde fueron conducidas a Kazajstán a bordo de un Jet privado que les esperaba en el aeropuerto de Ciampino.

El 29 de mayo de 2013, aproximadamente 30 hombres fuertemente armados de las fuerzas de operaciones especiales de Italia (DIGOS) irrumpieron durante la noche en una villa a las afueras de Roma buscando, al parecer, a Mukhtar Ablyazov. Allí encontraron tan sólo a diversos familiares de éste, entre los que se encontraba su esposa, Alma Shalabayeva.

Con la excusa de que portaba documentación falsa referente a su identidad, en concreto un pasaporte falso de una república centroafricana, la esposa de Ablyazov Alma Shalabayeva fue arrestada y conducida a un lugar desconocido.
 Al día siguiente de la detención de Shalabayeva, la policía fue a recoger a su hija de seis años, Alúa, que permanecía con sus familiares, a quienes se indicó que llevaban a la niña a ver a su madre. Sin embargo, no se permitió que ningún familiar acompañara a la menor, quien fue trasladada en el coche de policía sola. Tampoco se informó a la familia de que Italia planeaba deportar a madre e hija inmediatamente, ni de que Italia no podía deportar a la madre sin la menor.

El 31 de mayo, antes incluso de que la decisión de deportar a Shalabayeva y a su hija hubiese sido oficialmente comunicada a sus abogados, la esposa e hija de Ablyazov fueron conducidas a un jet privado que esperaba en el aeropuerto de Roma- Ciampino y expulsadas del país en compañía del cónsul de Kazajstán en Italia Yerzhan Yessirkepov y de otro diplomático del país centro asiático, mientras sus abogados luchaban por inspeccionar la orden de expulsión.

La rapidísima y anómala expulsión de la esposa e hija de Ablyazov de Roma, obligó al Ministro del Interior italiano Angelino Alfano a dar explicaciones sobre la misma y motivó que la propia Ministra de Asuntos Exteriores Italiana, Emma Bonino, criticara incidente como "anormal". El propio jefe de gabinete del Ministro del Interior italiano hubo de dimitir por estos hechos.

No es ningún secreto que el Gobierno español mantiene unas excelentes relaciones diplomáticas con el Presidente del gobierno de Kazajstán, Nursultán Nazarbaev, por razones económicas y geoestratégicas. De hecho, la visita que el Presidente de Kazajstán hizo a nuestro país el 5 de febrero de 2013 fue seguida de una visita de Mariano Rajoy a Kazajstán el pasado mes de septiembre, a donde viajó acompañado de los máximos responsables de las grandes empresas españolas que se han instalado en el país.

En consecuencia, no es de extrañar que un país como Kazajstán, capaz de lograr que las autoridades italianas expulsen ilegalmente de su territorio a la mujer y la hija de seis años líder de la oposición kazaja, esté tratando de ejercer presión sobre el gobierno de España para que Alexandr Pavlov, hombre de confianza de Mukhtar Ablyazov, sea expulsado de nuestro país a cualquier precio.

Sin embargo, si la investigación iniciada por el Consejo General de Poder Judicial confirma la información publicada por el País, nos encontraríamos ante lo que sería un grave intento de presión al poder judicial español por parte de la diplomacia Kazaja para obtener la entrega de Pavlov y lo que es aun peor, ante la evidencia de que un Magistrado de la Audiencia Nacional habría sucumbido ante estos intentos de presión del régimen Kazajo.

Afortunadamente hasta este momento, la suerte y el buen hacer de muchas de las personas que estamos involucradas en este asunto han impedido que Alexandr Pavlov haya sido expulsado ilegalmente de España y conducido a Kazajstán, donde corre un riesgo cierto de ser torturado, sometido a toda clase de malos tratos e incluso asesinado.
Ello no obstante, si las autoridades judiciales y gubernativas de este país no se muestran firmes en la defensa de los derechos humanos frente a cualquier clase de presión política o incluso económica, es posible que no haya tanta suerte la próxima vez

  • El derecho de acceso a la información es primordial en tiempos de crisis

    18 MAY

    Los ciudadanos deben estar informados en tiempo real y tener acceso a información veraz que prevenga la proliferación de noticias falsas, que les ayude a entender lo que ocurre para no perder la confianza en los gobiernos y sus instituciones, y, a su vez, poder vigilar sus acciones.

  • Emergencia judicial ante la crisis sanitaria originada por el COVID-19

    11 MAY

    La emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha provocado en la administración de Justicia, como en muchos otros sectores, una auténtica revolución, cuyas consecuencias sufren/sufrimos todos y todas; en suma, operadores jurídicos y ciudadanos/as o, mejor dicho, personas físicas y jurídicas, debiendo tener en cuenta también a la población extranjera que, lógica e igualmente, disfruta del acceso a la justicia. Por ello, la calificación aquí de emergencia judicial, fruto de la mencionada crisis sanitaria, aún de incierto futuro.

  • Las libertades en tiempos de excepcionalidad pandémica

    20 ABR

    La enorme conmoción causada por el coronavirus también debe llevarnos a valorar su impacto en nuestro sistema de garantías, derechos y libertades

  • El falso debate entre privacidad y seguridad en situaciones de crisis

    15 ABR

    La pandemia provocada por el coronavirus está poniendo a prueba los servicios sanitarios de los países que la están sufriendo. Una situación que se ha propagado rápidamente, y que ha obligado a adaptarse a gran velocidad. Esto ha llevado a que se busquen soluciones acudiendo de nuevo a la tecnología, pero con poco tiempo para su valoración profunda en cuanto a cómo afectan a derechos de ciudadanos.