defending rights and civil liberties

Desde los inicios de la última transición a la democracia en España, y hasta hoy día, el caso de España se ha venido a  caracterizar como ejemplo de un “Modelo de Olvido”. Es decir, un modelo basado en la renuncia a toda forma de averiguación de la verdad, investigación, juicio y sanción, y reparación plena respecto a los crímenes cometidos durante la Guerra Civil, el franquismo y los comienzos de la misma transición.

Al respecto, el consenso internacional es claro, pudiendo resumirse en lo que se denominan como “principios de la Justicia Transicional”. Sus cuatro pilares establecen que frente a los crímenes cometidos antes de un proceso de transición el Estado debe satisfacer los derechos a la verdad, la justicia y la reparación de sus víctimas, así como adoptar todas las medidas necesarias para garantizar su no repetición.

En lo más reciente, múltiples órganos internacionales no sólo han debido recordar lo anterior a las autoridades españolas, sino que han dado fe de la realidad del “caso o modelo español”; muy especialmente, en cuanto a la situación de las decenas de miles de personas desaparecidas cuya suerte y paradero se sigue desconociendo.

Prensa