defending rights and civil liberties

2020

21

SEP

Debate sobre el informe “Crisis sanitaria COVID-19: racismo y xenofobia durante el estado de alarma”

El Equipo de Implementación del Decenio Afrodescendiente en España y Rights International Spain presentarán en un evento online el día 2 de octubre 2020, de 5 a 7pm (hora en España) el informe “Crisis sanitaria Covid-19: Racismo y xenofobia durante el estado de alarma en España”

www.youtube.com/watch

 

 

El Equipo de Implementación del Decenio Afrodescendiente en España y Rights International Spain presentarán en un evento online el día 2 de octubre 2020, de 5 a 7pm (hora en España) el informe “Crisis sanitaria Covid-19: Racismo y xenofobia durante el estado de alarma en España”

 

El 2 de octubre es el día decretado por la ONU para conmemorar el Día Internacional de la No Violencia.

 

La discriminación racial se intensifica en todo el mundo en respuesta a la polarización política y social en temas como migraciones, fronteras, terrorismo y ahora también, en las medidas adoptadas frente a la Covid-19. Según estudios, en España, las autoridades presuponen que las personas migrantes, afrodescendientes y étnicamente diversas son inmigrantes en situación administrativa irregular, argumento que emplean para controlar e identificar a estos grupos de manera sobrerrepresentada en los controles policiales, en ausencia de cualquier problema de seguridad. Las paradas por perfil racial son una realidad en España. El Grupo de Trabajo de Expertos sobre los Afrodescendientes de la ONU concluyó en un informe de 2018 que esta práctica generalizada “no solo discrimina a extranjeros y ciudadanía española étnicamente diversa, también alimenta el racismo."

El Grupo de Trabajo también expresó su preocupación por las trabajadoras del hogar, predominantemente mujeres migrantes, por ser invisibles y estar sujetas a largas jornadas de trabajo sin protección contra los abusos, así como por la situación en la que sobreviven los vendedores ambulantes en España, encontrándose “en una situación de especial vulnerabilidad, sin seguridad social ni derechos, y bajo el acoso de los agentes del orden”. La terrible situación de los trabajadores temporeros, principalmente personas migrantes de ascendencia africana, ha sido denunciada tanto por el Grupo de Trabajo como por el Relator Especial de la ONU sobre extrema pobreza y derechos humanos tras su visita a España en 2020.

El informe del Grupo de Trabajo también documentó que las mujeres objeto de trata para el trabajo sexual en España y el resto de Europa son principalmente afrodescendientes, una lacra que no se ha detenido durante el estado de alarma. Mientras que el Relator Especial de la ONU sobre cuestiones de las minorías concluyó que “debe ser una prioridad que los casos de incitación al odio cometidos en Internet y otros medios sean investigados, enjuiciados y sancionados de manera más eficaz”. Estas manifestaciones de racismo y discriminación son resultado de un racismo institucional profundamente arraigado en España. Estas formas de racismo generan patrones de refuerzo mutuo de la desigualdad en la sociedad, mediante la distribución y el acceso a los bienes, servicios y derechos de tal manera que la forma en que se accede a ellos se determina según la pertenencia a un grupo racial o étnico.

A mediados de abril de 2020, Naciones Unidas publicó los resultados del tercer ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) de España ante el Consejo de Derechos Humanos que se había dado en enero de 2020. El informe final del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal incluye al menos 82 recomendaciones sobre la necesidad de adoptar medidas para combatir el racismo, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, con especial atención a los grupos minoritarios; entre otros: migrantes, refugiados, gitanos y afrodescendientes. En julio de 2020, el embajador representante permanente de España ante las Naciones Unidas informó sobre las recomendaciones que el gobierno acepta y las que se aplicarán. En lo relativo a la lucha contra el racismo, algunas ya se venían implementando y el Estado no considera su modificación. Sin embargo, numerosas organizaciones denuncian que sigue habiendo paradas policiales por perfil racial, hostigamiento, ataques racistas y discursos de odio, en todo el territorio nacional

El Equipo de Implementación del IDPAD en España y Rights International Spain recogimos información sobre las manifestaciones de racismo y xenofobia ocurridas entre el 15 de marzo y el 2 de mayo de 2020, durante el estado de alarma decretado en España a consecuencia de la Covid-19. El resultado es el informe “La crisis sanitaria del COVID-19 : racismo y xenofobia durante el estado de alarma en España ” que documenta más de 70 incidentes racistas y prácticas institucionales discriminatorias y subraya la necesidad y urgencia de actuar a corto, medio y largo plazo, hacia la eliminación del racismo estructural . Los casos recogidos en el informe destacan que el racismo se perpetúa en la aplicación de medidas contra el COVID-19 y, por lo tanto, subraya la necesidad de incluir una perspectiva de género y racial en medidas sanitarias, legales, psicosociales y económicas, adoptadas como parte de los planes de respuesta para hacer frente al virus.

El objetivo de este evento es debatir el camino a seguir para abordar las estructuras que perpetúan el racismo. Ahora es el momento de reconstruir una sociedad más inclusiva, solidaria, más fuerte e igualitaria para todos sus integrantes. El informe Covid-racismo incluye una serie de recomendaciones que el Equipo de Implementación y RIS creen que pueden servir para promover un progreso hacia este objetivo.

El informe del Grupo de Trabajo también documentó que “la mayoría de mujeres afrodescendientes son objeto de trata para el trabajo sexual en España y el resto de Europa”. El Relator Especial de la ONU sobre cuestiones de las minorías concluyó que “debería ser una prioridad que los supuestos casos de incitación al odio cometidos en Internet y otros medios sean investigados, enjuiciados y sancionados de manera más eficaz”. Estas manifestaciones de racismo y discriminación racial son el resultado de un racismo institucional profundamente arraigado que existe en España. Esta forma de racismo genera patrones de refuerzo mutuo de la desigualdad racial en la sociedad mediante la distribución y el acceso a los bienes, servicios y derechos de tal manera que la forma en que se accede a ellos se determina según la pertenencia a un grupo racial o étnico.

A mediados de abril de 2020, Naciones Unidas publicó los resultados del tercer ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) de España ante el Consejo de Derechos Humanos de enero de 2020. El informe final del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal incluye al menos 82 recomendaciones sobre la necesidad de adoptar medidas para combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, con especial atención a los grupos minoritarios; entre otros: migrantes, refugiados, gitanos y afrodescendientes. En julio de 2020, el embajador representante permanente de España ante las Naciones Unidas informó sobre las recomendaciones que el gobierno acepta y las medidas que tomará para aplicarlas. Muchas de las medidas aceptadas en lo relativo a la respuesta a la lucha contra el racismo  ya se venían implementando y el Estado no considera, por tant, necesario rediseñarlas. Sin embargo, numerosas organizaciones han denunciado, en los últimos años, que sigue habiendo paradas policiales por perfil racial, hostigamiento, ataques racistas y discurso de odio, en todo el territorio nacional

El Equipo de Implementación del IDPAD en España y Rights International Spain recogimos información sobre las manifestaciones de racismo y xenofobia ocurridas entre el 15 de marzo y el 2 de mayo de 2020 (durante el estado de alarma en España para luchar contra la pandemia de la Covid-19). El resultado es el informe “La crisis sanitaria del COVID-19 : racismo y xenofobia durante el estado de alarma en España ” que documenta más de 70 incidentes racistas y prácticas institucionales discriminatorias ocurridas durante el estado de alarma y subraya la necesidad y urgencia de actuar en el corto, medio y largo plazo, hacia la eliminación de la discriminación racial. Los casos recogidos en el informe destacan que la opresión racial se está perpetuando en la aplicación de medidas contra el COVID-19 y, por lo tanto, subraya la necesidad de incluir una perspectiva de género y racial en las medidas sanitarias, legales, psicosociales y económicas adoptadas como parte de los planes de respuesta y post-recuperación para hacer frente al virus.

El objetivo del evento es debatir el camino a seguir para abordar las estructuras que perpetúan la opresión. Ahora es el momento de reconstruir una sociedad más inclusiva, solidaria, más fuerte y más igualitaria para todos sus miembros. El informe Covid-racismo incluye una serie de recomendaciones que el Equipo de Implementación y RIS creen que pueden servir para promover un progreso concreto hacia este objetivo. 

Regístrate aquí.